¿Qué me pasa, doctor?

5 diciembre 2009

Ir al médico siempre es un mal trago . Nunca sabes si lo que te va a contar es bueno, menos bueno o malo. Ayer, hice de tripas, corazón, y me acerqué hasta la consulta del oncólogo para ‘planificar’ mis próximos meses. En un encuentro previo, hace varias semanas, el doctor me lo puso bien clarito:   han extirpado el tumor, ahora tenemos que combatir que no se reproduzca. Y qué mejor que hacerlo con quimioterapia. La palabra que ansiaba no escuchar, retumbó en mis oídos. –Pensaba que sólo sería radioterapia (le indiqué), así me lo planteó el cirujano. Sin embargo, algunos factores van en mi contra: Soy premenopáusica (o sea que todavía tengo la regla), y el cáncer es hormonodependiente, (se alimenta de mis estrógenos). -Es necesario evitar que sigas produciendo estrógenos (de ahí la famosa pastilla de la que habrá tiempo de hablar más adelante), e intentar controlarlo. También me explicó  que existe reacciones anómalas de las células y el tejido que las rodea, aunque también, en mi caso, influye el tamaño del tumor (1,7 centímetros). O lo que es lo mismo, mejor prevenir hipotéticas recaídas. Después de esta explicación, el doctor me pasó un informe: Carcinoma ductal infiltrante y…y una procesión de signos casi geroglíficos para poner a prueba en su sapiencia a más de uno : G3p T1c pNO cMx, RE+,RP+, HER2-.Resumiendo: sin ganglios afectados, y receptora positiva de estrógenos y progesterona, si bien la HER2 (una proteína que hace revolucionar aún más a las células y que complica el diagnóstico), negativo. Hablando en cristiano: para pasar un trago como es tener cáncer, no es excesivamente preocupante. Y yo mientras, contando las horas para iniciar mi primera visita con alojamiento a la sala de marras.

Anuncios

2 comentarios to “¿Qué me pasa, doctor?”

  1. María said

    Siempre pensé que el sentido de un blog era este: crear, parir, expulsar desde las entrañas lo que no siempre decimos en voz alta.
    Uno no siempre sabe o puede decir. Uno no sabe si es el momento o si la mirada contraria será la mirada empática.
    Me alegra leerte, tenerte más cerca. Sentir que la inteligencia y la fina ironía que posees te ayudan en este envite del que saldrás victoriosa.

  2. teima2011 said

    Buscando miradas cómplices, me he encontrado con la tuya. María, te agradezco infinitamente que sigas ahí, ahora, lectora incipiente de mis venturas y desdichas, siempre, como fiel amiga. Besos mil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: